Lexisla con Nós

Proxecto de lei de orzamentos xerais da Comunidade Autónoma de Galicia para o ano 2017 (10/PL-000001)

28/12/2016 9:17
Proxecto de lei de orzamentos xerais da Comunidade Autónoma de Galicia para o ano 2017

Documentos relacionados:

Opinións

1 - Escrito por Andrea Muíño Varela o 26/04/2017 19:14

El documento que procedo a analizar se corresponde con el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 (10/PL-00001), en concreto el objeto del trabajo es el análisis de la técnica empleada en dicho proyecto. El proyecto de ley fue aprobado por el Consello de la Xunta de Galicia el día 2 de diciembre de 2016, entrando así en el Registro del Parlamento de Galicia un día después. Deberá tenerse en cuenta que el Parlamento de Galicia tiene como función el ejercicio de la potestad legislativa de la Comunidad Autónoma que se ve limitado por el artículo 150 de la Constitución donde se establece que “Las Cortes Generales, en materias de competencia estatal, podrán atribuir a todas o a alguna de las Comunidades Autónomas la facultad de dictar, para sí mismas, normas legislativas en el marco de los principios, bases y directrices fijados por una ley estatal” Sería conveniente mencionar una sentencia del Tribunal Constitucional 9/2013, de 28 de enero, en la que se ha pronunciado sobre la naturaleza y contenido de las leyes de presupuestos señalando “La constitución establece la reserva de un contenido de ley de presupuestos, lo que significa que la norma debe ceñirse a ese contenido y también que ese contenido solo puede ser regulado por ella". En esta sentencia se hace mención al artículo 134.2 de la Constitución, considerando que esta limitación es una exigencia del principio de seguridad jurídica garantizado en el artículo 9.2 de la misma por el que se indica que la regulación de cuestiones complementarias no podrá efectuarse en esta ley sino a través de una ley de acompañamiento, salvo que guarden una relación directa con los ingresos o gastos del Estado (STC 234/1999, de 16 de diciembre). Se debe considerar lo dispuesto en el artículo 51 del Decreto Legislativo 1/999, de 7 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de régimen financiero y de presupuestos de Galicia. Después de hablar del articulado que regula la competencia presupuestaria en cuanto al Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Galicia, se debe comenzar examinando la estructura del mismo, la cuál consta de tres partes: título de la disposición, parte expositiva, y parte dispositiva, formada ésta ultima por el articulado que consta de cincuenta y nueve artículos, la parte final y los anexos. En cuanto a la primera de ellas correspondiente al título, si examinamos éste, podemos observar que se trata de un Proyecto ya aprobado al no hablarse de Anteproyecto de ley. La redacción es clara y concisa al no exponerse la descripción de las materias, la cuál le correspondería a la parte dispositiva. Tampoco incluye siglas ni abreviaturas. El nombre de la disposición es “Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017”, con lo que nos podemos hacer una idea del sentido del texto y diferenciarlo de cualquier otra disposición. La parte expositiva viene introducida en nuestro proyecto por la “Exposición de Motivos”, centrada en el texto y en letras mayúsculas. No se incluye un índice donde se especificarían los temas a tratar sino que comienza directamente con la exposición del tema. Aquí se describe el contenido, el objeto y la finalidad, sus antecedentes y habilitaciones, haciendo mención de la normativa en vigor. Esta parte esta dividida a su vez en dos, que se indican con números romanos centrados en el texto. El primero de ellos expone dos de los objetivos de los presupuestos, que son la estabilidad presupuestaria y la recuperación de la actividad económica. Se hace mención a los presupuestos del año anterior y a la intención de continuar con la misma línea que éste. También aparecen las particularidades del presupuesto de este año con respeto al panorama internacional, la zona euro y la economía gallega, como la peculiaridad con la que se cuenta este año al no disponer del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado, lo que tiene como consecuencia la falta de datos que van a conformar definitivamente los estados de ingreso para el futuro ejercicio. También se pretende con esa disposición reforzar los gastos esenciales de la sanidad, educación y servicios sociales vinculados al bienestar de los gallegos, fomentar el empleo y la política económica de Galicia En la parte encabezada por el número II, se hace un breve resumen del contenido de la parte dispositiva, dividida en seis títulos, cada uno formado por los respectivos capítulos, diecisiete disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias y dos disposiciones finales. Así como también establece el contenido de cada uno de ellos, comenzando por el título I, de carácter esencial por tratarse de la “aprobación de los presupuestos y de las modificaciones de crédito”, el título II relativo a los “Gastos de Personal”, el título III sobre “Operaciones de endeudamiento y garantía”, el título IV sobre la “Gestión presupuestaria”, el título V dedicado a las “corporaciones locales”, y por último, el título VI relativo a las “normas tributarias”. En cuánto a las disposiciones se tratan temas diversos como en el caso de las adicionales, entre otras, que nos habla sobre los gastos en los contratos de obras, gastos de personal y prestaciones familiares por cuidados de hijos menores. Las disposiciones transitorias se dedican a la adecuación de las entidades públicas instrumentales y la dotación gradual del Fondo de Contingencia de Ejecución Presupuestaria. Y por último las disposiciones finales que regulan el desenvolvimiento, la vigencia y la entrada en vigor de la ley. La exposición de motivos debería hacer al final una referencia a la deliberación previa del Consejo de la Xunta de la fecha de aprobación, cuyo párrafo debería terminar con la palabra “Dispoño”. Nos encontramos con un error de técnica normativa al no hacerse mención a esto. La última de las partes corresponde con la dispositiva, formada en primer lugar por el articulado, que es la unidad básica de toda disposición normativa. En este caso el Proyecto no esta dividido en libros, no tratándose de un error de técnica normativa ya que sólo se utiliza para otro tipo de disposiciones normativas como anteproyectos o proyectos de decreto legislativo muy extensos y con la intención de codificar un determinado sector del ordenamiento jurídico. El Proyecto que estamos analizando sobre los presupuestos se encuentra dividido en títulos ya que contienen partes diferenciadas, ya citadas anteriormente, y también por razón de su extensión. Los seis títulos correspondientes con este Proyecto, están divididos por capítulos con un contenido materialmente homogéneo, que se enumeran con números romanos y deben llevar cada uno de ellos un título. Dentro de cada capítulo nos encontramos con los diferentes artículos, cada uno de ellos desarrollando un tema, cada párrafo con un enunciado y cada enunciado con una idea. La información de los artículos se ordenarán de forma lógica, con una idea principal en un primer párrafo seguido de los restantes que exponen las especificaciones que le correspondan. Lo ideal es que el conjunto de cada articulo forme una unidad para darle sentido, sin tener que recurrir al artículo anterior o al posterior para poder comprenderlo. Los artículos tienen que tener obligatoriamente carácter normativo, por lo que no deben constar en esta parte opiniones, deseos, declaraciones o intenciones innecesarias o sin sentido. Así como tampoco deberían utilizarse expresiones en ellos que lleven a la inexactitud a la hora de interpretarlo o aplicarlo. Cada uno de los artículos está enumerado con números cardinales arábigos, seguidos de un título diferenciado para cada uno de ellos, indicando además el contenido al que se refieren. Estarán situados en la línea inferior al título que le corresponde, con la primera letra en mayúscula y las posteriores en minúsculas. Algunos de ellos al tener una considerable longitud y regular aspectos que se deben diferenciar o también por el hecho de introducir especificaciones respeto de la idea central, se dividen en números cardinales arábigos dentro del propio artículo, como por ejemplo se puede observar en el artículo 2 sobre los presupuesto de la Administración General, de los organismos autónomos y de las Agencias Públicas Autonómicas. Aún así no es conveniente que los números excedan de cuatro,como ocurre en el artículo 8 sobre transferencias de crédito, ya que puede dificultar la compresión por lo que se recomendaría transformarlos en artículos, La composición de la disposición normativa está formada por seis títulos que se encuentran numerados en números romanos tal y como se puede apreciar. El Título I está formado por dos capítulos, el primero de ellos relativo a la aprobación de los créditos y de su financiamiento y el segundo relativo a las modificaciones presupuestarias; el Título II por cuatro capítulos, el primero relativo a los gastos del personal al servicio del sector público, el segundo relativo a los regímenes distributivos, el tercero relativo dedicado a otras disposiciones en materia de régimen de personal activo y el cuarto dedicado a las universidades; el Título III por otros dos, el primero relativo a operaciones de crédito y el segundo relativo a afianzamiento por aval; el Título IV no contiene capítulos al no ser un requisito obligado; el Título V compuesto por dos capítulos, el primero relativo al financiamiento y la cooperación económica con las corporaciones locales y el segundo relativo al procedimiento de compensación y retención del Fondo de Cooperación Local; y por último, el Título VI formado por un único capítulo relativo a los tributos propios. La parte dispositiva, en segundo lugar está formada por las diferentes disposiciones mencionadas anteriormente, que respetan perfectamente el orden indicado por la normativa, comenzando por las disposiciones adicionales, seguidas de las transitorias y terminando con las finales. En este proyecto no aparecen las disposiciones derogatorias. En ellas sólo deben incluirse los preceptos que respondan a los criterios que la definen. Las primeras, las adicionales, se incorporan reglas que no se puedan situar en el articulado sin perjudicar su coherencia y unidad. Constan de diecisiete disposiciones, y entre las materias que incluyen, las cuáles les corresponden a estas disposiciones según la normativa, podemos mencionar por ejemplo la primera en su número uno, letra a) donde nos habla del pago de obligaciones derivadas de operaciones de crédito avaladas por la comunidad autónoma, así como la tercera en el que se refiere a la autorización de presupuestos por entidades instrumentales de nueva creación. Las segundas, las disposiciones transitorias, facilitan el tránsito al régimen jurídico previsto por la nueva regulación, examinando los problemas de transitoriedad que la entrada en vigor de la norma pueda originar. Se deben utilizar este tipo de disposiciones de manera restrictiva, como bien ocurre en este proyecto, al estar formadas unicamente por dos. También se tienen que evitar fórmulas vagas e imprecisas. Debe precisar su aplicación, tanto temporal como material, como podemos observar en la disposición segunda, donde nos dice que la dotación del Fondo de Contingencia de ejecución presupuestaria que menciona, se realizará gradualmente durante el período de consolidación presupuestaria, expresándose la dotación con la que contaran y la utilización que se le dará a esa cantidad. En cuanto a la primera, regula la adecuación de las entidades públicas instrumentales. En cuanto a las disposiciones finales, están compuestas unicamente por dos apartados. El primero de ellos se correspondería con una cláusula de salvaguarda donde se asegura que se dictaran las disposiciones necesarias para desenvolver y ejecutar la ley, y la última especifica el tiempo de vigencia de la ley, correspondiente con el año 2007. En este proyecto no se hace referencia a la entrada en vigor, por lo que ésta será a los veinte días de su publicación, de acuerdo con lo dispuesto en el Código Civil y en el artículo 44 de la Ley 16/2010, del 17 de diciembre,de organización y funcionamiento de la Administración General y del sector público autonómico de Galicia. La tercera y última parte dentro de la dispositiva, está formada por los Anexos, a continuación de los espacios en blanco correspondientes a la fecha y a la firma. En concreto son siete numerados con números arábigos, en contradicción con lo establecido en el Acuerdo de 30 de octubre de 2014, donde se especifica que deben numerarse empleando números romanos. Los respectivos anexos están titulados con la denominación que haga referencia el contenido respectivo. Dentro de estos anexos nos encontramos con conceptos, reglas, requisitos técnicos y varias tablas que no se pueden expresar mediante la escritura. Para concluir, el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 (10/PL-00001) está redactado correctamente en cuanto a las reglas de técnica normativa, así como de forma clara y accesible para los ciudadanos que acudan a él. En cuanto a los pasos seguidos para la tramitación del Proyecto, se corresponde con lo indicado en el art. 111. 2 del Reglamento del Parlamento de Galicia “A Mesa do Parlamento mandará que se publiquen, que se abra o prazo de emendas e, oída a Xunta de Portavoces, que se tramiten na Comisión correspondente” por lo que podemos afirmar que se ha seguido el proceso correspondiente para su aprobación.

2 - Escrito por Ainoa Porto Torres o 26/04/2017 18:02

Neste traballo analizaremos a técnica normativa empregada e o cumprimento da mesma no Proxecto de lei de orzamentos xerais da Comunidade Autónoma de Galicia para o ano 2017 (10/PL-000001). A estrutura deste proxecto de lei cumpre o seguinte esquema: 1. Título da disposición 2. Parte expositiva 3. Parte dispositiva 4. Parte final 5. Anexos En canto ao título, forma parte do texto e permite a súa identificación, interpretación e cita e por outro lado, diferénciase dos títulos das outras disposicións en vigor. Tamén cumpre o requisito de comezar sempre coa identificación do tipo de disposición (Proxecto de lei) e o nome da mesma, que neste caso é “Orzamentos Xerais da Comunidade Autónoma de Galicia para o ano 2017”. Neste caso recibe o nome de “Proxecto de lei” xa que o Consello da Xunta aprobou o texto definitivo para a súa remisión ao Parlamento. A continuación da identificación da disposición aparece o nome da mesma, formando parte do título. Este nome apunta o seu contido esencial, permitindo ao lector coñecer con exactitude a materia que na disposición se vai a tratar. Tamén a redacción do título é clara e de fácil compresión, evitando o uso de siglas e abreviatura. Estes requisitos recóllense no artigo 24 da Lei do Goberno, na versión dada pola reforma levada a cabo pola Lei 40/2015 de réxime xurídico do sector público. Finalmente, observamos que a expresión que define o título está colocada de forma centrada e en maiúsculas. Podemos apreciar que o texto carece dun índice, que no caso de telo debería ir colocado despois do título e antes da parte dispositiva, que nos permitiría coñecer mellor a estrutura da disposición, tendo en conta a súa amplitude. Por isto mesmo, a disposición continúa coa exposición de motivos. A parte expositiva recibe o nome de exposición de motivos, sendo esta unha característica propia dos anteproxectos de lei. A función mais destacable desta parte expositiva é a de describir o contido da disposición, indicar o seu obxecto, finalidade, antecedentes e competencias e habilidades en cuxo exercicio se dita, facendo mención a incidencia que poida ter na normativa en vigor. Esta parte expositiva divídese en dúas partes, ambas separadas con números romanos centrados no texto: a primeira delas indica que os orzamentos do presente ano teñen a mesma tendencia que os do ano 2016. Fai fincapé en reducir a carga impositiva, eliminar os obstáculos para a liberalización da actividade económica e establecer as bases para a transparencia na acción do goberno. Por outro lado, esta parte tamén establece a intención de manter o sistema sanitario, a sostibilidade dos servizos públicos e reforzar as políticas sociais. A segunda parte da exposición de motivos fai referencia á estrutura da parte dispositiva de esta disposición, que se divide en seis títulos, cada un deles subdividido en capítulos: O título I fai referencia á aprobación dos orzamentos e ao réxime de modificacións de crédito. Este título contén dous capítulos: o primeiro relativa á aprobación dos créditos e do seu financiamento e o segundo relativo ás modificacións orzamentarias. O título II pronúnciase sobre o gasto de persoal, dividíndose o mesmo en catro capítulos: o primeiro deles fai referencia aos gastos de persoal ao servizo do sector público; o segundo sobre os réximes distributivos; o terceiro sobre o réxime de persoal activo; o cuarto sobre as universidades. O título III refírese ás operacións de endebedamento e garantía, dividíndose este título en dous capítulos: sobre as operacións de crédito e afianzamento por aval respectivamente. O título IV fai mención á xestión orzamentaria. O título V versa sobre as corporacións locais, dividíndose en dous capítulos que se refiren ao financiamento e á cooperación económica coas corporacións locais e ao procedemento de compensación e retención do Fondo de Cooperación Local, respectivamente. O título VI fai alusión ás normas tributarias, con un só capítulo referido aos tributos propios. A exposición de motivos non ten que ser necesariamente extensa, a non ser que a complexidade ou a novidade do contido da parte dispositiva o aconsellen, sobre todo en casos coma este, é dicir, cando se trata de anteproxectos de lei. Procedemos agora a analizar a parte que nos atopamos a continuación da expositiva; a parte dispositiva. A estrutura desta parte é a seguinte: disposicións xerais, parte substantiva, parte procedemental, parte final e os anexos. Neste caso en concreto, non se atopan diferenzas entre as disposicións xerais, a parte substantiva e a parte procedemental, polo que o proxecto de lei está dividido en: articulado, parte final e anexos. En relación aos anexos, atoparémonos con un total de sete. Comezaremos, polo tanto, analizando o articulado, ata un total de cincuenta e nove. Como dixemos anteriormente, este articulado estrutúrase en seis títulos, numerados con números romanos seguidos do nome correspondente e, dentro de cada título, os capítulos que estimasen conveniente, excepto o título IV que carece del. Sen embargo, dende o noso punto de vista consideramos que, no caso de que tivera algún capítulo, facilitaría a identificación do tema sobre o que versa: a intervención e fiscalización dos relativos ás transferencias e concesión de axudas e subvencións. Todos os artigos que conforman esta disposición levan un título no que se indica con exactitude o contido ou materia á que fan referencia. A continuación deste título, na parte inferior do mesmo, aparece o contido do artigo en minúscula, salvo a maiúscula inicial e as que procedan ortograficamente, sen grosa, nin subliñado nin cursiva. Tamén cabe destacar que se cumpre a regra de redacción “cada artigo, un tema”. Isto quere dicir que conforma unha unidade de sentido completa, de xeito que para a súa comprensión non sexa necesario acudir aos artigos anteriores ou posteriores. Polo tanto, cada artigo debe ter un tema, cada parágrafo un enunciado e cada enunciado, unha idea. Por outro lado, estes artigos tamén cumpren as regras básicas de absterse de explicacións, motivacións, desexos, declaracións ou intencións dentro do seu contido. Tamén deben evitarse o emprego de expresións de posibilidade ou excesivamente amplas, xa que a redacción da norma nestes termos ou mediante cláusulas abertas introduce incerteza á hora de interpretar e aplicar a norma. Para que a información contida se ordene de forma lóxica é necesario que a idea fundamental se indique nun primeiro parágrafo e a continuación, os demais que se consideren convintes para indicar as especificacións necesarias. Finalmente, a técnica normativa recomenda que os artigos non sexan demasiado extensos, intentando non superar en máis de catro os números cardinais arábigos nos que se subdividen os artigos no caso de que a súa complexidade así o requira (no caso de que só haxa un, non se enumera). Esta regra de simplicidade, sen embargo infrínxese nalgúns artigos da disposición, como é o caso do 11 dividido en seis números. Tampouco se deben utilizar guións, asteriscos nin outro tipo demarcas no texto da disposición. Pola contra, cabe destacar o cumprimento, na súa xeneralidade, da técnica normativa relativa aos criterios de redacción dos artigos por parte desta disposición. A parte final está dividida en dezasete disposicións adicionais, dúas disposicións transitorias e tres disposicións finais. As primeiras fan referencia á información ao Parlamento, as porcentaxes de gastos xerais de estrutura que se aplican aos contratos de obra e a adecuación dos estados financeiros e gastos de persoal. Estas disposicións regulan os réximes xurídicos especiais que non poidan situarse no articulado. As disposicións transitorias que se recollen nesta disposición, son relativas á adecuación das entidades públicas instrumentais e a dotación gradual do fondo de continxencia de execución orzamentaria que xa se prevían na Lei orzamentaria anterior. A finalidade destas disposicións é a de facilitar o tránsito ao réxime xurídico previsto pola nova regulación, tendo en conta os conflitos de transitoriedade que pode dar lugar a entrada en vigor da mesma. Polo tanto, teñen que delimitar de forma precisa a aplicación temporal e material da disposición transitoria correspondente, evitando cláusulas xerais. Cabe destacar que na normativa suxire que se empreguen de forma restritiva. Por último, as tres disposicións finais, versan sobre o desenvolvemento da lei e a vixencia e entrada en vigor da mesma. Polo tanto, entendemos que a lei entra en vigor aos 20 días da súa publicación como así o establece o Código Civil no seu artigo 2 e no artigo 44 da Lei 16/2010, do 17 de decembro, de organización e funcionamento da Administración xeral e do sector público autonómico de Galicia. Como mencionamos anteriormente, nesta disposición contéñense sete anexos. Os anexos desta disposición non infrinxen a regra que dispón a técnica normativa de que os anexos deben estar numéranse en números romanos e titulados coa denominación que faga referencia ao seu contido respectivo. Isto é debido a que neste caso dita enumeración realízase mediante números arábigos. Nos anexos deberanse recoller conceptos, regras, requisitos técnicos, gráficos, planos, táboas, series numéricas e outros elementos que non poidan expresarse mediante a escritura; relacións de persoas, bens, lugares, etc., respecto dos cales haxa que concretar a aplicación das disposicións do texto; acordos ou convenios que o texto dota de valor normativo; outros documentos que, pola súa natureza e contido, deban integrarse na disposición como anexo. Con todo isto, podemos concluír que este proxecto de lei cumpre, dunha forma xeral e con algunhas excepcións, a técnica normativa. En canto ao contido, consideramos que a súa redacción é comprensible para os cidadáns a pesar de que, como calquera documento xurídico, emprega unha linguaxe culta e tecnicismos propios do ámbito do dereito. Tamén compre destacar que, a pesar de que carece de índice, a súa estrutura é sinxela e non presenta dificultades para seguir a disposición. Finalmente, tendo en conta que a CE establece a reserva dun contido de la lei de orzamentos, isto é, a norma debe exceder ese contido delimitado e o mesmo só pode ser regulado por dita lei.

3 - Escrito por Roberto Tato Ruiz o 26/04/2017 15:00

Nuestro objetivo en este trabajo, será estudiar y analizar la técnica normativa aplicada al Proyecto de ley de presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el 2017 (10/PL-000001). Este Proyecto de ley, abarca la regulación de estos presupuestos, y demás aspectos relacionados con los mismos de forma directa. En este marco, destaca entre otras la Ley 2/2011, de 16 de Junio, de disciplina presupuestaria y sustentabilidad financiera que consagró legalmente la fijación a priori del límite de gasto no financiero. La estructura de este proyecto de ley es la siguiente: en primer lugar, el título de la disposición; en segundo lugar, la parte expositiva (la cual recibe la denominación de ``exposición de motivos´´ en este caso); en tercer lugar, la parte dispositiva (donde se incluye el articulado, que en este caso consta de 59 artículos); a continuación la parte final, y finalmente los anexos (en este Proyecto son 7 en concreto). Debemos matizar, antes de meternos de lleno en el análisis, que es necesario que en una misma disposición se regule un único objeto, pero en todo su contenido, y si procede, los aspectos que tengan relación directa con él. Así logramos evitar la dispersión normativa, que complica el conocimiento del ordenamiento, así como la identificación de la norma aplicable. Hay que añadir que la reproducción de preceptos legales en normas reglamentarias solo es posible cuando resulte indispensable para la adecuada comprensión y estructura de la norma. En este marco, la técnica de la reproducción de normativa estatal básica en normas autonómicas es admisible siempre que exista una perfecta integración de las básicas estatales y las autonómicas, y ofrezcan al destinatario, una visión de conjunto de la regulación aplicable. Debe evitarse la simple reproducción de normas básicas estatales en normas autonómicas, sin incluir ningún tipo de regulación propia. En este contexto, en relación con la inclusión de normas estatales exclusivas en normas autonómicas, hay que tener en cuenta la STC 40/1981, STC 147/1993 y la STC 173/1998. Resulta de mención también, que el Tribunal Constitucional, tiene una serie de criterios tasados para el contenido de la ley presupuestaria. Dicho esto, procede continuar el análisis de la estructura del citado Proyecto de ley. En primer lugar, hay que decir que el título forma parte del texto, y permite su identificación, interpretación y cita. Además debe ser diferente de los títulos de otras disposiciones en vigor, y se inicia siempre con la identificación del tipo de disposición, que en este caso se trata de un Proyecto de ley, por lo tanto el título es: Proyecto de ley de presupuesto generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017. Al tratarse de un Proyecto de ley, deducimos, que con carácter anterior, ha tenido lugar la aprobación de un anteproyecto de ley, por su correspondiente cauce. En este caso, el título es claro y preciso, ya que ayuda al destinatario a concretar el contenido de la disposición. En este caso, no hay índice (el cual, en su caso, podría ayudarnos a dar una mayor visión al destinatario), y se pasa directamente a la parte expositiva (exposición de motivos). En los anteproyectos de ley y proyectos de ley, la parte expositiva, suele recogerse bajo el encabezado ``exposición de motivos´´ , como también ocurre en este caso. Como es habitual, dicha expresión aparece centrada y con letras mayúsculas. En cuanto a la función de esta parte expositiva, consiste en describir el contenido de la disposición, indicando su objeto y finalidad, sus antecedentes, y las competencias y habilitaciones en cuyo ejercicio se dictan, además de remarcar la incidencia que la disposición en cuestión pueda tener en la normativa en vigor, atendiendo especialmente a los aspectos de novedad. Es posible que contenga esta parte un resumen para facilitar la comprensión, pero le está vetado todo contenido normativo (no contendrá partes del texto del articulado), lo cual está reservado a la parte dispositiva. Además deben evitarse exhortaciones, las declaraciones didácticas y otras manifestaciones análogas. En este caso, la exposición de motivos, se divide en dos partes: en la primera parte, se expresa que los presupuestos del 2017, van a continuar basándose y con la principal directriz de la reducción de la carga impositiva, buscando una liberalización de la actividad económica y velando por la transparencia de la acción del Gobierno, así como junto con esto, reforzar los gastos en importantes ramas de nuestra de sociedad como sanidad, educación y servicios sociales, pero mejorar el bienestar de la gente en la Comunidad Autónoma Gallega. Por otro lado, la segunda parte nos muestra la estructuración de la parte dispositiva del texto, la cual se divide en 6 títulos: el título primero comprende la aprobación de los presupuestos y el régimen de modificaciones de crédito, y se compone de 2 capítulos (el primero bajo la rúbrica de ``la aprobación de los créditos y de su financiamiento´´; y el segundo bajo la rúbrica ``de las modificaciones presupuestarias´´). En cuanto al segundo título, hace referencia a los gastos de personal y se estructura en 4 capítulos (el primero dedicado a los gastos de personal al servicio del sector público; el segundo bajo la rúbrica ``De los regímenes retributivos´´; el tercero centrado en materia de régimen de personal activo; y por último, el cuarto dedicado a las universidades). El tercer título, hace referencia a las operaciones de endeudamiento y garantía y se estructura en dos capítulos (relativos a las operaciones de crédito y al afianzamiento por aval). A continuación, el título cuarto se pronuncia sobre la gestión presupuestaria. El título quinto, aborda el tema de las corporaciones locales, y se estructura en dos capítulos (el primero dedicado al financiamiento y a la cooperación económica con estas entidades, y el segundo aborda el procedimiento de compensación y retención de las deudas de los municipios contra los créditos que les corresponden por su participación en el Fondo de Cooperación Local). Y por último, el sexto y último título, abarca las normas tributarias y consta de un único capítulo (tributos propios). Añadir en cuanto a la parte expositiva, que no tiene que gozar de una grande extensión, salvo que la complejidad o novedad del contenido de la parte dispositiva lo recomiende. En caso de que tenga una considerable extensión, podrá emplearse un sistema similar al de la numeración de los fundamentos de derecho en las sentencias, dividiéndola por partes, distinguidas con un numeración romana (en este caso, se divide en dos números, el I y el II). En siguiente lugar, hay que analizar la parte dispositiva. Hay que decir, que esta se ordena internamente, según proceda, atendiendo a la siguiente estructura: Disposiciones Generales, Parte sustantiva, Parte procedimental, Parte final y los anexos. En este caso el proyecto se encuentra dividido, basándose en un sistema de articulado. Añadir, que en cuanto a la parte final, aquí nos encontramos con disposiciones adicionales, transitorias, derogatorias y finales, después de las cuales nos encontramos con la última parte que son los anexos. Volviendo al aspecto de los artículos, hemos de advertir, que estos son la unidad básica de toda disposición normativa. En este caso, los artículos se distribuyen en títulos, los cuales a la vez se subdividen en capítulos. Hemos de matizar que los títulos son para disposiciones, que como esta, tengan partes claramente diferenciada, y lo aconseje su extensión. En los títulos, se agruparan sistemáticamente los capítulos, aunque podemos encontrar títulos que no dispongan de capítulos por no ser necesarios (como sucede en este caso con el título cuarto). Estos títulos los encontramos numerados con números romanos, y con su nombre correspondiente a continuación. La división en capítulos como en este caso, no es obligatoria, sino que se debe a razones sistemáticas. Estos deben tener un contenido materialmente homogéneo, dividirse en números romanos y llevar título, como ocurre precisamente en este proyecto. Atendiendo por otra parte a los criterios de redacción de los artículos, dichos criterios orientadores son: cada articulo, un tema; cada párrafo, un enunciado; cada enunciado, una idea. Además la información de los artículos se ordenará de forma lógica, lo que significa que la idea central se expresará en un primer párrafo, y las especificaciones necesarias en los siguientes. Cada artículo deberá dotarse de unidad de sentido completa, de manera que no haya que acudir al anterior o posterior para su comprensión. Estos deben comprender contenido normativo obviando motivaciones o explicaciones cuyo lugar apropiado sería la parte expositiva. En el proyecto los artículos aparecen numerados con números cardinales arábigos, y llevan un título para precisar el contenido o la materia a que se refieren. El propio artículo puede estar a su vez dividido en apartados, pero debe seguir respetando la regla de que no sea excesivamente largo, ya que esto podría dificultar la comprensión del contenido, circunstancia que ocurre con algún artículo del Proyecto (artículo 54). Demasiados apartados dan lugar a una difícil comprensión. Después de este análisis del articulado y de las primeras partes, nos encontramos con la parte final, que consta de 17 disposiciones adicionales, las cuales deben regular los regímenes jurídicos especiales que puedan figurar en el citado articulado y versan sobre la información al Parlamento, los porcentajes de gastos generales de estructura que se aplican a los contratos de obra y la adecuación de los estados financieros y gastos de personal. Después de estas, nos encontramos con las disposiciones transitorias, que tienen como función facilitar el tránsito de la antigua regulación a la nueva, y aclarar ciertas cuestiones que suscite la nueva regulación. Estas disposiciones, en el presente proyecto, abordan la adecuación de las entidades públicas instrumentales y la dotación gradual del fondo de contingencia de ejecución presupuestaria que ya se preveía en el presupuesto anterior. Por último nos encontramos con 3 disposiciones finales, que abarcan importantes cuestiones como la regulación del desarrollo, la vigencia y entrada en vigor de la ley. En este caso, hay que indicar que guarda silencio acerca de la entrada en vigor, por lo cual entendemos que entra en vigor a los 20 días de su publicación, de conformidad con textos legales como el Código Civil, o leyes como la Ley 16/2010 , de 17 de diciembre, de organización y funcionamiento de la Administración general y del sector público autonómico de Galicia. Y por último, debemos abordar el análisis de los anexos, que en el caso de este Proyecto son 7. Estos deberán figurar a continuación de los espacios en blanco correspondientes a la fecha y firma o firmas. Deberán ir numerado en números romanos y con la denominación que haga referencia a su contenido (números arábigos en este caso, lo cual no afecta a una mala redacción). Los anexos se componen de distintos gráficos y tablas, así como elementos que pueden expresarse de forma escrita. Para terminar, expresar que el presente Proyecto, contiene una redacción clara, lo cual hace que no resulte de difícil comprensión, y permite que cualquiera que acceda a consultarlo, pueda comprenderlo sin mayores problemas, lo cual es uno de los principales objetivos.

4 - Escrito por Alexandre García Guijo o 26/04/2017 13:24

El presente documento tiene por objeto realizar un análisis y opinión acerca de la técnica normativa empleada en el Proyecto de Ley de presupuestos generales de la comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 (10/PL-00001). La realidad social de la comunidad Autónoma de Galicia muestra que, evidentemente, la mayoría de personas que residen en dicho territorio no tienen conocimientos extensos cobre cuestiones legales, algo que, por otra parte, es completamente normal. Es por ello que resulta de imperiosa necesidad que la normativa que vincula al ciudadano en su día a día sea de una naturaleza y forma tales que permitan su sencilla comprensión por parte de los sujetos que van a estar vinculados a la mentada, ya sea de manera directa o indirecta. A esta misma cuestión se refiere el Acuerdo de 30 de octubre de 2014, del Consello de la Xunta de Galicia, por el que se aprueban las Directrices de técnica normativa, el cual destaca “la importancia que la calidad y claridad de las disposiciones normativas tienen para su correcta comprensión por las personas destinatarias y para la consecución de un ordenamiento rigurosamente configurado en el orden formal”. Procedamos ya a analizar la técnica normativa empleada en el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales. En primer lugar, debe recordarse que los Proyectos de Ley tienen que estructurarse en las siguientes partes: título de la disposición, parte expositiva y parte dispositiva, incluyéndose en esta última el articulado, la parte final y, de ser el caso, los anexos correspondientes. En este caso, y tras una lectura y análisis, podemos certificar que el presente Proyecto de Ley cumple los criterios de técnica normativa correspondientes a la estructura general ahora mencionados. Nuestra siguiente labor es la de analizar, ya de una manera más minuciosa, cada parte de la estructura mencionada con anterioridad. Pasemos, por tanto, a realizar dicho estudio. En primer lugar, nos encontramos con el Título. En tanto que el Consello da Xunta ya ha aprobado el texto definitivo para su remisión al Parlamento, su denominación pasará a ser la de “Proxecto de Lei”. Esta circunstancia se verifica en el texto objeto de comentario, satisfaciéndose uno de los principales criterios de técnica normativa. Al tratarse de un Proyecto de Ley, realmente no hace falta extenderse en exceso a la hora de analizar el título, y simplemente se debe recordar que debe hacer referencia al objeto y contenido esencial del propio Proyecto, de tal manera que permita diferenciarlo de cualquier otro texto. Posteriormente debemos detenernos en la parte expositiva de la norma. Como corresponde, la exposición de motivos se encuentra bajo un título redactado estrictamente en letras mayúsculas. No obstante, aquí se podría realizar una pequeña crítica. En las disposiciones de gran complejidad y amplitud es conveniente incluir un índice, el cual debe situarse después del título y siempre antes de la parte expositiva. Un texto como el Proyecto de Ley de presupuestos generales de la comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 podría ser considerado de complejidad y amplitud suficientes como para incluir un índice. No obstante, se ha optado por no incluirlo. En esta parte expositiva deben destacarse los aspectos relevantes de la tramitación: consultas efectuadas, principales informes emitidos, audiencia de las entidades y sectores afectador, etc. Esta información deberá figurar en un párrafo independiente, antes de la fórmula aprobatoria. Con seguridad podemos afirmar que el Proyecto de Ley de presupuestos generales de la comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 satisface los criterios de técnica normativa en este ámbito. Se debe recordar que la extensión no debe ser necesariamente extensa, ya que la complejidad o novedad de la parte dispositiva podrían no requerirlo. No obstante, en esta ocasión se antoja una exposición de motivos amplia como consecuencia de la importancia y complejidad que entraña un Proyecto de Ley de presupuestos generales de la comunidad Autónoma de Galicia. En la redacción de este texto se ha acertado al explayarse en la exposición de motivos, y es que un Proyecto de Ley de esta envergadura e importancia precisa ser extremadamente detallado en su motivación. No obstante, lo verdaderamente vinculante lo encontraremos en la redacción de las disposiciones generales. Aquí se va a redactar el objeto y el ámbito de aplicación de la norma en cuestión. Resulta cuasi obligatorio definir qué entendemos por “objeto” y “ámbito de aplicación” para corroborar si el presente Proyecto de Ley los recoge adecuadamente. Así, por el primero se tomará la materia sobre la cual versa la norma, mientras que el segundo designará las categorías de situaciones de hecho o de derecho y los sujetos a los que se aplican las disposiciones. Podemos observar como el artículo 1 del Proyecto de Ley recoge adecuadamente los referidos conceptos, ajustándose a unos correctos criterios de técnica normativa. El artículo va a ser considerado como la unidad básica de cualquier disposición normativa. En consecuencia, en este Proyecto de Ley se va a configurar en un articulado, el cual se encuentra a su vez dividido en títulos y capítulos. Se puede observar que aquí la técnica normativa también es estrictamente respetada, llevando los artículos un título indicativo de la materia a tratar, además de encontrarse redactado su contenido en minúscula. Con respecto al resto de parámetros que se deben cumplir con respecto a lo establecido en el Acuerdo de 30 de octubre de 2014, del Consello de la Xunta de Galicia, por el que se aprueban las Directrices de técnica normativa, se debe afirmar que, efectivamente, las mentadas Directrices son escrupulosamente respetadas. Sin embargo, resulta necesario proseguir con el análisis en los siguientes apartados. De esta forma, llegamos a la redacción de la parte final de las leyes, la cual se puede dividir en las siguientes clases de disposiciones, respetando el orden dado: disposiciones adicionales, disposiciones transitorias, disposiciones derogatorias y disposiciones finales. En concreto, el Proyecto de Ley objeto de análisis carece de las mencionadas “disposiciones derogatorias”, pero sí que incluye las otras tres clases. En adición, se puede observar como el orden que se ha de respetar es minuciosamente seguido. Por otra parte, las especificidades propias de cada clase de disposición se ajustan a lo previamente establecido en el Acuerdo de 30 de octubre de 2014, del Consello de la Xunta de Galicia, por el que se aprueban las Directrices de técnica normativa. Por último, solo queda referirnos a los anexos que presenta este Proyecto de Ley de presupuestos generales de la comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017. Aquí podemos encontrar una peculiaridad que quizás debería ser objeto de revisión. Conforme a los dispuesto en el Acuerdo de 30 de octubre de 2014, los anexos deben numerarse empleando a tal efecto números romanos. No obstante, si acudimos a los anexos del texto objeto de análisis, podremos observar como la numeración se realice a través del empleo de guarismos árabes. Para finalizar, se puede concluir que, si bien en términos generales el Proyecto de Ley de presupuestos generales de la comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 cumple con lo dispuesto en Acuerdo de 30 de octubre de 2014, del Consello de la Xunta de Galicia, por el que se aprueban las Directrices de técnica normativa, también es cierto que se podría llevar a cabo una ligera mejora a través de la inclusión de un índice, así como mediante la sustitución de los guarismos árabes empleados para la numeración de los anexos, usando en su lugar número romanos. Cabe recordar, a modo de conclusión, que, en todo caso, esta crítica y sugerencia no responde en absoluto a la arbitrariedad de quien realiza el análisis, sino estrictamente al respeto de lo contenido en el Acuerdo de 30 de octubre de 2014, del Consello de la Xunta de Galicia, por el que se aprueban las Directrices de técnica normativa.

5 - Escrito por Priscila Portela González o 26/04/2017 13:09

ANALISIS TÉCNICA NORMATIVA ANTEPROYECTO DE LA LEY DE PRESUPUESTOS GENERALES. La finalidad de este trabajo es analizar la técnica normativa que se emplea en el proyecto de ley de presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017 (10/PL-000001). Los proyecto de ley, como es el caso, al igual que los proyectos de decreto legislativo y de disposiciones de carácter general se estructuran en las siguientes partes: título de la disposición, parte expositiva, exposición de motivos al tratarse de un proyecto de ley, y parte dispositiva que consta de articulado, una parte final, y según el caso de anexos. Se trata de un proyecto de ley y no de un anteproyecto porque ha sido aprobado el dos de diciembre del año anterior por el Consello de la Xunta, fijándose el texto definitivo, y remitido posteriormente al Parlamento. Entrando ya analizar la técnica normativa de este proyecto, en primer lugar, el título, éste forma parte del texto y permite su identificación e interpretación, además debe ser diferente de los títulos de otras disposiciones en vigor. Este título debe iniciarse siempre con la identificación del tipo de disposición. Tras la identificación y también formando parte del título, aparecerá el nombre indicando el objeto de la disposición y su contenido esencial. En este caso además de tener una redacción clara y concisa, y de ser identificado fácilmente, comprobamos que se cumple estos requisitos citados anteriormente ya que el titulo es el siguiente proyecto de “ley de presupuestos generales de la comunidad autónoma de Galicia para el año 2017”. Así aparece en primer lugar el tipo de disposición y luego señala la materia objeto de regulación que nos permite identificar su contenido esencial. Este título aparece en mayúsculas y en una página separada del resto de texto, lo que facilita su identificación. Seguidamente, es normal que en disposiciones complejas y amplias aparezca un índice, con la división del texto en epígrafes y podrá incluir también referencias a los artículos que integran la división. Sin embargo, este proyecto de ley no incluye índice sino que después del título y aparece directamente la exposición de motivos. El índice facilitaría tener con un solo vistazo una estructura clara de la disposición, así como moverte por la misma y encontrar los aspectos requeridos con la sola lectura del índice. Como se trata de un proyecto de ley y como decíamos anteriormente, la parte expositiva en estos textos recibe el nombre de exposición de motivos, en nuestro texto se encuentra en mayúsculas y en el centro del texto. La parte expositiva lo que trata es de escribir el contenido de la disposición, indicando su objetivo y finalidad, los antecedentes y competencias y habilidades en cuyo ejercicio se dicta. La exposición de motivos de nuestra propuesta de ley es bastante extensa y aparece dividida en dos apartados separados, indicados con números romanos en centro de la respectiva página. En el primer apartado de esta exposición lo que se establece es que los presupuestos para el año 2017 continuarán con las líneas de actuación llevadas a cabo para los presupuestos del año anterior. Entre otros reducir la carga impositiva, eliminar obstáculos para la liberación de la actividad económica y se establecieron las bases establecer la transparencia en las actuaciones de gobierno y en las actuaciones a desenvolver por del sector público. Del mismo modo se establece también que se persigue generar confianza en los agentes económicos, reforzar los gastos de sanidad, educación y servicios sociales vinculados al bienestar de los gallegos, innovación y desenvolvimiento tecnológico, fomento del empleo y la política económica de la comunidad de Galicia. Se establece además en este primer apartado las particularidades del marco económico para el desenvolvimiento de los presupuestos del año 2017. En el apartado segundo de la exposición de motivos se hace referencia a la parte dispositiva, estableciéndose que se estructura en seis títulos, diecisiete disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias y tres disposiciones finales. En el título primero se habla de la aprobación de los presupuestos y al régimen de modificación del crédito. Este se divide en dos capítulos, el primero define el ámbito de los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Galicia y el segundo regula los principios y las competencias específicas de la materia presupuestaria, las reglas de vinculación de los créditos presupuestarios etc. El segundo título se refiere a los gasto del personal y aparece estructurado en cuatro capítulos que se refieren a los gastos del personal al servicio del sector público, a los regímenes retributivos, a la materia de régimen del personal en activo y un último capítulo dedicado a las universidades, en que se habla del límite del coste del personal al servicio de las universidades, las retribuciones adicionales de este personal y la autorización de convocatorias para el personal fijo. En el tercer título se habla de las operaciones de endeudamiento y garantía, y éste se divide en dos capítulos, el primero hace referencia a la posición deudora de la Comunidad Autónoma, así como a las operaciones de deuda de la tesorería y a la formalización de otras operaciones financieras y endeudamiento del sector público. Por otro lado en segundo capítulo versa sobre el afianzamiento por aval. El título cuarto hace referencia a la gestión presupuestaria y el quinto a las corporaciones locales. Este último título se divide en dos capítulos, dedicados al financiamiento y a la cooperación de las entidades locales y al procedimiento de compensación y retención de las deudas en los municipios contra los créditos que corresponden en el Fondo de Cooperación. El título sexto relativo a las normas tributarias y consta de un único capítulo. En cuanto al examen de esta parte hay que señalar que no necesariamente tiene que ser extensa, en este caso es un extensión que considero amplia, y en ese caso como señala la técnica normativa, se podrá dividir en parte que se identificarán en el centro con números romanos centrado en el texto, como decíamos anteriormente en nuestro caso la exposición de motivos se divide en dos partes separadas como se indica por números romanos. La parte dispositiva se ordenara internamente y adoptará la siguiente estructura: disposiciones generales, divididas a su vez en objeto, ámbito de aplicación, definiciones y principios; parte substantiva divida en normas substantivas, normas organizativas, normas planificadoras, normas prescriptoras de derechos, obligaciones, prohibiciones y limitaciones e infracciones y sanciones; parte procedimental que consta de normas procedimentales y normas procesales y de garantía; una parte final en la que ese recogen las disposiciones adicionales, transitorias, derogatorias y finales y por último los anexos. En relación ya al articulado, hay que señalar que se divide en títulos las disposiciones que contengan partes claramente diferenciadas, y en los títulos se agruparan sistemáticamente los capítulos, aunque excepcionalmente puede haber títulos sin capítulos, como ya apuntábamos el título cuarto no aparece divido en capítulos. Hay que señalar que la división en capítulos no es obligatoria, ya que se puede hacer simplemente por razones sistemáticas y no a causa de su extensión. Como decíamos el título va indicado con números romanos y al lado de estos el nombre del correspondiente título, dentro de éstos irán los capítulos que también se identifican numéricamente con números romanos. En cuando a redacción del articulado se señala que cada artículo debe tener un tema, cada párrafo un enunciado y cada enunciado una idea. Esto significa que la idea central se indicará en un primer párrafo seguido de los necesarios para expresar las especificaciones convenientes. Los artículos deben constituir una unidad de sentido completa, para facilitar la comprensión y que no sea necesario recurrir a otros artículos anteriores o posteriores. Además deben tener un contenido motivado, dejando a un lado motivaciones o explicaciones, tampoco deseos o intenciones, así como el uso de expresiones de posibilidad o excesivamente amplias. Los artículos, y es así como se hace en la disposición analizada, deben numerarse con cardinales arábigo, desde el 1 en este caso hasta 59, en orden correlativa y serie única. Los artículos deberán llevar un título o epígrafe en el que se indique el contenido o materia del la que versen. No pudiendo como resulta obvio repetirse. El contenido del artículo irá en la línea inferior al título, en minúscula salvo la inicial, irá además sin cursiva, subrayado, ni negrita. Todas estas especialidades son cumplidas por nuestra disposición, con lo que no estamos tan de acuerdo es con el siguiente requisitos que señala la técnica normativa, y es que se señala que los artículos no deben ser excesivamente largos, véanse los últimos de la disposición, comprobándose que son bastante extensos. Además se establece que cuando lo sean, se dividan en números, comprobamos que esto si se cumple, aunque se dispone que no es conveniente que los artículos tengan más de cuatro números, y en este caso podemos ver artículos divididos hasta en seis y siete números. Se establece también en relación a los artículos que cuando deba subdividirse un número, se hará en líneas señaladas con letras minúsculas, ordenadas alfabéticamente a partir del “a” y seguidas del signo paréntesis posterior. Posteriormente y como ya comentábamos, la parte final se divide en diecisiete disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias y tres disposiciones finales. Así es como recomienda la normativa que se divida la parte final, añadiendo además las disposiciones derogatoria de las que no se incluye ninguna. En estas disposiciones adicionales se podrán incorporar las reglas que no puedan situarse en el articulado sin perjudicar su coherencia y unidad interna. En estas disposiciones adicionales se trata de la información al Parlamento, los porcentajes de gastos generales de estructura que se aplican a los contratos de obra, la adecuación de los estados financieros y los gastos de personal. Por otro lado, las disposiciones transitorias tienen como finalidad facilitar el tránsito del régimen jurídico previsto por la nueva regulación, examinando los problemas de transitoriedad que la entrada en vigor de la norma pueda originar. Estas disposiciones deben aplicarse con carácter restrictivo y se delimitará de forma precisa la aplicación temporal y material de cada una de ellas. En este caso hay dos disposiciones transitorias que tratan de la adecuación de las entidades públicas instrumentales y la dotación gradual del fondo de contingencia de ejecución presupuestaria que ya se preveía en la ley de presupuestos anterior. Por último, se referencia a las disposiciones finales. La entrada en vigor se fijará preferentemente señalando el día, mes y año en que se deba producir. En este caso, y como señala la técnica normativa, cuando no se establezca ninguna indicación la norma entrará en vigor a los 20 días de su publicación, de acuerdo con los dispuesto en el Código Civil y en el art.44 de la Ley 16/2010 de 17 de diciembre, de organización y funcionamiento de la Administración general y del sector público autonómico de Galicia. En este caso, tenemos tres disposiciones finales que tratan sobre el desarrollo de la ley y de la vigencia y entrada en vigor de la misma- Ya para terminar, hay que hacer referencia a los anexos, siete en este caso. Estos deberán ir numerados con números romanos, si solo hubiese uno, no se numerará. Además deberán ir titulados con la denominación que haga referencia a su contenido respectivo. En nuestro caso no están numeradas con números romanos sino arábigos, y por otra parte no todas hacen referencia a su contenido, ya que por ejemplo las cinco primeras solo señala cual es el anexo. En conclusión y dado que el titular de las normas es la ciudadanía, las normas deben redactarse en un nivel de lenguaje culto, pero accesible al ciudadano medio. Entendemos que en este caso se cumple este requisito y que además se trata un proyecto de ley claro, sencillo dentro de la complejidad que reviste la materia presupuestaria, y preciso.

6 - Escrito por Laura Vázquez González o 22/04/2017 12:58

El objeto de estudio de este trabajo es la técnica normativa empleada en el proyecto de ley de presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Galicia del año 2017 (10/PL-0000001). Debemos atender a la limitación del art. 134.2 de la Constitución, que es una exigencia del principio de seguridad jurídica del art. 9.2, de la que deducimos que la regulación de cuestiones complementarias debe hacerse en una ley de acompañamiento. Lo que entresacamos de las notas jurisprudenciales del Tribunal Constitucional en las que se pronuncia sobre la naturaleza y contenido de las leyes de presupuestos. Tal es así que en la STC 9/2013 de 28 de enero establece que el contenido está constitucionalmente delimitado, diciendo que “La constitución establece la reserva de un contenido de ley de presupuestos, lo que significa que la norma debe ceñirse a ese contenido y también que ese contenido solo puede ser regulado por ella” y lo podemos completar con lo que establece la STC 32/2000 de 3 de febrero, “no solo por la función específica que le atribuye la Constitución (...), sino también porque se trata de una Ley que, por las peculiaridades y especificidades que presenta su tramitación parlamentaria, conlleva restricciones a las facultades de los órganos legislativos en relación con la tramitación de otros proyectos o proposiciones de Ley". El texto refundido de la Ley de Régimen Financiero y de Presupuestos de Galicia en su artículo 51 establece las pautas que hay que seguir a la hora de elaborar dichos presupuestos generales. La estructura del proyecto de ley (10/PL-0000001) es la siguiente: - Título de la disposición - Exposición de motivos - Articulado: Consta de Título I (dos capítulos), título II (tres capítulos), título III (dos capítulos), título IV, título V (dos capítulos), título VI. 59 artículos en total. - Disposiciones adicionales - Disposiciones transitorias - 7 anexos Ahora estudiaremos la técnica normativa empleada. En primer lugar, respecto al título de la disposición cabe decir que nos permite identificar la disposición a analizar pues es clara y precisa, y nos dice cuál va a ser la materia objeto de regulación. El proyecto de ley incluye el nombre de la disposición “Proxecto de lei de orzamentos xerais da Comunidade Autónoma de Galicia para o ano 2017”. Me llama la atención que no haya un índice en el texto, puesto que permitiría reconocer y localizar de forma más sencilla todos aquellos puntos que constarán y se regularán en la disposición. En segundo lugar, vamos a analizar la exposición de motivos que aparece centrada y en mayúsculas, y cuyo objetivo es describir el contenido de la disposición, concretando el objeto y finalidad de la misma. En una primera parte indica que los presupuestos continuarán basándose en una reducción de la carga impositiva, buscando la liberalización de la actividad económica y velando por la transparencia en la acción del gobierno, y junto a ello reforzar los gastos en sanidad, educación y servicios sociales para fomentar el bienestar de Galicia. En una segunda parte se trata el articulado, que como antes señalé está divido en seis títulos. El título I trata la aprobación de presupuestos y el régimen de modificaciones de créditos, y dentro del mismo se integran dos capítulos relativos a la aprobación de créditos y su financiamiento y a las modificaciones presupuestarias. El título II sobre los gastos de personal se estructura a su vez en cuatro capítulos: de los gastos del personal al servicio del sector público, de los regímenes distributivos, otras disposiciones en materia de régimen de personal activo y el último que trata las universidades. El título III de las operaciones de endeudamiento y garantía, se divide en dos capítulos: operaciones de crédito y afianzamiento por aval. El título IV hace referencia a la gestión presupuestaria, y no está divido en capítulos, aunque sí que podemos ver dos partes diferenciadas, por lo que podría haber sido adecuado dividirlo identificado y diferenciando así los artículos relativos a la intervención y fiscalización de los que tratan la transferencia y concesión de ayudas y subvenciones. El título V de las corporaciones locales consta de dos capítulos: financiamiento y cooperación económica con las corporaciones locales y procedimiento de compensación y retención del Fondo de Cooperación Local. Por último, el título VI hace referencia a las normas tributarias y se encuentra constituido por un único capítulo relativo a los tributos propios. En los títulos se agrupan de forma sistemática los capítulos, puesto que dentro de un mismo título puede haber una parte claramente diferenciada, por lo que para dar claridad al texto se numeran los capítulos en números romanos y quedan así diferenciadas las partes del mismo. La disposición consta de cincuenta y nueve artículos, y todos y cada uno de ellos deben tener una unidad de sentido completa, para que su comprensión no suponga dificultades. Aparecen numerados con números cardinales arábigos, y llevan un título para precisar el contenido o materia a la que se refieren. De conformidad con la técnica normativa los artículos deben ser concretos, y deben contener un precepto, mandato, instrucción o regla, no incluyendo por tanto explicaciones, motivaciones, intenciones ni declaraciones innecesarias. Ahora bien, el propio artículo puede estar a su vez divido en apartados, si bien se debe de seguir respetando la regla de que no sean excesivamente largo, pues esto podría dificultar su comprensión, como pasa por ejemplo en el art. 54. En ciertos artículos, como por ejemplo en el artículo 7 podemos encontrar demasiados apartados, pero como la materia es extensa en este caso no hace que la comprensión sea compleja. A continuación, nos encontramos con diecisiete disposiciones adicionales que deben regular los regímenes jurídicos especiales que no puedan figurar en el articulado. En este caso se regula la información al Parlamento, los porcentajes de gastos generales de estructura que se aplican a los contratos de obra, la adecuación de los estados financieros y gastos de personal. Luego dos disposiciones transitorias cuya finalidad consiste en facilitar el tránsito al régimen jurídico de la nueva regulación, y las cuestiones transitorias que suponga la entrada en vigor de la norma. En nuestro caso, regulan la adecuación de las entidades públicas instrumentales y la dotación gradual del fondo de contingencia de ejecución presupuestaria. Por último, las tres disposiciones finales que se encargan de regular el desarrollo de la ley, la vigencia y su entrada en vigor, si bien en este caso no establecen ninguna indicación por lo que de conformidad con lo dispuestos en las normas del Código Civil y en la Ley 16/2010 de 17 de diciembre entendemos que la norma entra en vigor a los 20 días de su publicación. Y el último punto a analizar serán los siete anexos, que aparecen enumerados en números arábigos, lo cual no cumple la técnica normativa que establece que deben de ir numerados en números romanos y titulados, pero en esta disposición no todos cumplen este requisito si bien tampoco perjudican a su comprensión. Los anexos se componen de distintos gráficos y tablas, elementos que no pueden expresarse de forma escrita. En conclusión, la redacción es clara y concreta, con un lenguaje culto, pero de fácil comprensión para el ciudadano medio. Y, además, con una estructura clara y coherente.

7 - Escrito por Eduardo González Moreiras o 24/02/2017 18:35

El presente trabajo tiene por objeto analizar el cumplimiento de los diferentes aspectos de la técnica normativa del Proyecto de ley de presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017. Dicho proyecto se estructura conforme al siguiente esquema: nos encontramos con el título, luego la parte expositiva, que en este caso recibiría la denominación de exposición de motivos; parte dispositiva, en la que está el articulado; y los anexos. Comenzando por el título, éste forma parte del texto y permite su identificación e interpretación; además, debe de ser diferente a los títulos de las otras disposiciones en vigor, iniciándose siempre con la identificación del tipo de disposición, que en este caso sería un proyecto de ley, y, a continuación, el nombre de la disposición, “Presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2017”. Que sea un proyecto de ley quiere decir que el anteproyecto ha sido aprobado por el Consello de la Xunta y fijado el texto definitivo, remitiéndose al Parlamento. Además, la redacción del título es clara y precisa, permitiéndonos tener un primer acercamiento a lo que es el contenido de la disposición. En algunas disposiciones podemos encontrar un índice, que debe de ir colocado después del título y siempre antes de la parte dispositiva. No obstante, en este caso no lo encontramos, aunque de haberlo facilitaría conocer con mayor precisión la norma, por lo que, a continuación del Título, comienza con la parte expositiva. En los anteproyectos de ley y los proyectos por extensión, la parte expositiva se denominará “exposición de motivos”, insertándose esa expresión en el texto correspondiente de manera centrada y con letras mayúsculas. La función de la parte expositiva es principalmente: describir el contenido de la disposición,indicar su objeto, finalidad, antecedentes y, competencias y habilidades en cuyo ejercicio se dicta. Centrándonos en la exposición de motivos, se divide en dos partes: en la primera se indica que los presupuestos para el año 2017 siguen la misma línea que los del año anterior, basada en reducir la carga impositiva, eliminar obstáculos para la liberalización de la actividad económica, y establecer las bases sólidas para la transparencia en la acción de gobierno; además de mantener la calidad del sistema sanitario, la sostenibilidad de los servicios públicos y de la política educativa, y reforzar las políticas sociales. La segunda parte, por otro lado, hace referencia a la estructura de la parte dispositiva, la cual se divide en 6 títulos: el título primero se refiere a la aprobación de los presupuestos y al régimen de modificaciones de crédito, el cual se compone de dos capítulos, relativos a la aprobación de los créditos y de su financiamiento, y a las modificaciones presupuestarias respectivamente. El segundo hace referencia a los gastos de personal y se estructura en cuatro capítulos, relativos respectivamente a los gastos del personal al servicio del sector público, a los regímenes distributivos, materia de régimen de personal activo y las universidades. El tercero a las operaciones de endeudamiento y garantía y se estructura en dos capítulos, relativos a operaciones de crédito y a afianzamiento por aval. El título cuarto hace referencia a la gestión presupuestaria. El título quinto a las corporaciones locales con dos capítulos; el primero relativo al financiamiento y la cooperación económica con las corporaciones locales y el segundo relativo al procedimiento de compensación y retención del Fondo de Cooperación Loca. El último título hace referencia a las normas tributarias y se encuentra constituido por un único capítulo relativo a los tributos propios. La parte expositiva no tiene que ser necesariamente extensa, a menos que la complejidad o la novedad del contenido lo aconsejen, sobre todo en el caso de los proyectos de ley. Además, cuando resulte larga, se puede dividir en partes que se identificarán con números romanos centrados en el texto, dividiéndose en este caso en dos. Por otro lado, la parte dispositiva se ordenará internamente adoptando la siguiente estructura: disposiciones generales, parte sustantiva, parte procedimental, y los anexos. En este caso no encontramos diferencia entre las disposiciones generales, parte sustantiva, y parte procedimental, encontrándose el proyecto dividido en un articulado; una parte final, la cual contiene tanto disposiciones adicionales, transitorias, derogatorias, y finales; y anexos. El articulado se divide en títulos, en los que se agrupan los capítulos, aunque en el título IV no encontramos capítulos El articulado de esta norma se divide en: seis títulos, numerados con números romanos al lado de los cuales consta el nombre correspondiente; y dentro de cada título capítulos, lo cual se hace por razones sistemáticas y no por causa de la extensión del proyecto de la disposición. Los capítulos deben de tener un contenido materialmente homogéneo, se numeran con números romanos y deben llevar títulos. No obstante, nos encontramos con una excepción en este norma, pues en el título IV no encontramos capítulos, aunque de incluirlos, se permitiría una identificación más fácil del tema que trata, que es sobre la intervención y fiscalización de los relativos a las transferencias y concesión de ayudas y subvenciones. Cada artículo debe tener un tema; cada párrafo un enunciado; y cada enunciado, una idea. La información que en ellos se contiene se debe de ordenar de forma lógica; esto es, la idea central se indicará en un primer párrafo seguido de los estrictamente necesarios para expresar las especificaciones que procedan. Debe de constituir una unidad de sentido completa, de manera que para comprenderlo no es necesario recurrir al artículo anterior ni al posterior. Luego nos encontramos con la parte final, que se divide en diecisiete disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias, y tres disposiciones finales. Las disposiciones adicionales en este caso versan sobre la información al Parlamento, los porcentajes de fastos generales de estructura que se aplican a los contratos de obra y la adecuación de los estados financieros y fastos de personal. Luego nos encontramos con dos disposiciones transitorias que versan sobre la adecuación de las entidades públicas instrumentales y la dotación gradual del fondo de contingencia de ejecución presupuestaria que ya se preveían en la Ley presupuestaria anterior. Estas disposiciones tienen como finalidad facilitar el tránsito al régimen jurídico previsto por la nueva regulación, delimitando de forma precisa la aplicación temporal y material de la disposición transitoria correspondiente. Las disposiciones transitorias tienen que tener un uso restrictivo, en las cuales no encontramos cláusulas genéricas teniendo que precisar su aplicación temporal y material, como en este caso. Luego están las disposiciones finales, que son tres, las cuales hacen referencia al desarrollo de la ley y la vigencia y entrada en vigor de la misma. se entiende que la norma entra en vigor a los 20 días de su publicación, de acuerdo con lo dispuesto en el Código Civil y en el artículo 44 de la Ley 16/2010, de 17 de diciembre, de organización y funcionamiento de la Administración general y del sector público autonómico de Galicia. Y finalmente nos encontramos con los anexos, que en este caso son 7. Van numerados con números romanos (en caso de que sólo hubiera uno no se numeraría) y titulados con una denominación que hace referencia a su contenido respectivo, no obstante, en este caso la númeración no se realiza a través de números romanos. Como conclusión, la ley de presupuestos es ley en sentido pleno cuyo contenido está constitucionalmente delimitado, en tanto que norma de ordenación jurídica del gasto público (art. 134 CE). La CE establece la reserva de un contenido de la ley de presupuestos, lo que significa que la norma debe ceñirse a ese contenido y también que ese contenido sólo puede ser regulada por ella. Además tiene un contenido claro y preciso permitiendo el acceso ciudadano al conocimiento de la información de la norma.

8 - Escrito por Carmen Zas Castro o 23/02/2017 18:15

En este trabajo vamos a analizar la técnica normativa empleada en el proyecto de ley de presupuestos generales de la comunidad autónoma de Galicia para el año 2017 (10/PL-000001) en la cual se regulan, como su propio nombre indica, los presupuestos generales así como los aspectos que guardan relación directa con esta materia. A la hora de elaborar los presupuestos generales para Galicia se deberá seguir lo dispuesto en el artículo 51 del Decreto Legislativo 1/999, de 7 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de régimen financiero y de presupuestos de Galicia. Este proyecto de ley se estructura de la siguiente manera: título de la disposición, parte expositiva denominada como exposición de motivos, parte dispositiva en la que se incluye el articulado (cincuenta y nueve), parte final y siete anexos. Antes de comenzar a analizar este proyecto, considero que es conveniente hacer mención a la sentencia del Tribunal Constitucional 9/2013, de 28 de enero, en la que se ha pronunciado sobre la naturaleza y contenido de las leyes de presupuestos señalando que "el contenido que le corresponde está constitucionalmente delimitado (...). La constitución establece la reserva de un contenido de ley de presupuestos, lo que significa que la norma debe ceñirse a ese contenido y también que ese contenido solo puede ser regulado por ella". Este contenido delimitado se debe, tal y como se indica en la STC 32/2000, de 3 de febrero, "no solo por la función específica que le atribuye la Constitución (...), sino también porque se trata de una Ley que, por las peculiaridades y especificidades que presenta su tramitación parlamentaria, conlleva restricciones a las facultades de los órganos legislativos en relación con la tramitación de otros proyectos o proposiciones de Ley". En ambas sentencias se hace mención al artículo 134.2 de la Constitución, considerando que esta limitación es una exigencia del principio de seguridad jurídica garantizado en el artículo 9.2 de la misma y, por lo tanto, la regulación de cuestiones complementarias no podrá efectuarse en esta ley sino a través de una ley de acompañamiento, salvo que guarden una relación directa con los ingresos o gastos del Estado (STC 234/1999, de 16 de diciembre). Tras lo expuesto, procedemos a comentar la técnica normativa empleada en este proyecto. En primer lugar, el título forma parte del texto y permite su identificación e interpretación, por ello se debe evitar incluir siglas o abreviaturas en el mismo. Al leer el título podemos identificar sin problemas la disposición que estamos analizando, la cual se trata de un proyecto de ley. Tras ello, se incluye el nombre de la disposición "presupuestos generales de la comunidad autónoma de Galicia para el año 2017). La redacción del título resulta clara y precisa y permite, a su vez, conocer en líneas generales la materia objeto de regulación. En segundo lugar, nos encontramos con la parte expositiva que viene recogida bajo la expresión de "exposición de motivos". Esta expresión se encuentra incluida en el centro del texto y en mayúsculas. Antes de iniciar el análisis de este apartado en concreto, cabe señalar que a pesar de la extensión de esta disposición, después del título no se incluye un índice. Considero, desde mi punto de vista, que de haberlo incluido se facilitaría en gran medida conocer con mayor exactitud los distintos aspectos que se van a regular en esta disposición, así como localizarlos con facilidad. La función que tiene la parte expositiva es describir el contenido de la disposición, indicando su objeto y finalidad, sus antecedentes y las competencias y habilitaciones en cuyo ejercicio se dicta. En este caso, la exposición de motivos se divide en dos apartados separados con números romanos centrados en el texto. Por un lado, la primera parte de la exposición se limita a indicar que los presupuestos del 2017 continúan con la misma línea que los del año anterior, basada la misma en una reducción de la carga impositiva, eliminación de los obstáculos para la liberalización de la actividad económica y en el establecimiento de bases sólidas para la transparencia en la acción del gobierno. También se pretende con esa disposición reforzar los gastos esenciales de la sanidad, educación y servicios sociales vinculados al bienestar de los gallegos, fomentar el empleo y la política económica de Galicia. Por otro lado, la segunda parte de la exposición hace referencia a la forma en la que se estructura la parte dispositiva de esta disposición, que es la siguiente: El título I hace referencia a la aprobación de los presupuestos y al régimen de modificaciones de crédito; este título cuenta con dos capítulos, el primero de ellos relativo a la aprobación de los créditos y de su financiamiento y el segundo relativo a las modificaciones presupuestarias. El título II hace referencia a los gastos de personal y se estructura en cuatro capítulos, el primero relativo a los gastos del personal al servicio del sector público, el segundo relativo a los regímenes distributivos, el tercero relativo dedicado a otras disposiciones en materia de régimen de personal activo y el cuarto dedicado a las universidades. El título III hace referencia a las operaciones de endeudamiento y garantía y se estructura en dos capítulos, el primero relativo a operaciones de crédito y el segundo relativo a afianzamiento por aval. El título IV hace referencia a la gestión presupuestaria. El título V hace referencia a las corporaciones locales y se estructura en dos capítulos, el primero relativo al financiamiento y la cooperación económica con las corporaciones locales y el segundo relativo al procedimiento de compensación y retención del Fondo de Cooperación Local. En sexto y último lugar, el título VI hace referencia a las normas tributarias y se encuentra constituido por un único capítulo relativo a los tributos propios. En relación con la estructura que acabamos de comentar, conviene señalar que solamente se dividirán en títulos las disposiciones que contengan partes claramente diferenciadas. En los títulos se agrupan sistemáticamente los capítulos, aunque excepcionalmente puede haber títulos sin capítulos como ocurre en el título IV de esta disposición, no obstante considero que es conveniente que la misma se hubiese divido en capítulos permitiendo identificar de manera más sencilla los artículos relativos a la intervención y fiscalización de los relativos a las transferencias y concesión de ayudas y subvenciones. Los títulos, tal y como se puede apreciar en esta disposición, se encuentra numerados en números romanos. En tercer lugar, nos encontramos con la parte dispositiva en la cual se incluye el articulado, la parte final y los anexos. Comenzando con el análisis del articulado, cabe señalar que se encuentra compuesto por cincuenta y nueve preceptos. La idea general que se debe seguir a la hora de elaborar un artículo es la de "cada artículo, un tema". Lo que se pretende con esta regla básica es que cada artículo constituya una unidad de sentido completa, facilitando su comprensión. Los artículos no deben incluir explicaciones, motivaciones, deseos, intenciones, declaraciones ni formulaciones innecesarias o carentes de sentido. Los artículos aparecen numerados con números cardinales arábigos. Todos los artículos de los que se compone esta disposición llevan un título en el que se indica con exactitud el contenido o la materia a la que se refieren. En la línea inferior al título, se incluye el contenido del artículo. Además, la técnica normativa sugiere que los artículos no sean excesivamente largos sino que en cada artículo se debe contener un precepto, un mandato, una instrucción o una regla. En el supuesto de que los artículos sean demasiado complejos, deberán dividirse en números cardinales arábigos, y no es conveniente que tengan más de cuatro números pues ello dificultaría su comprensión. En esta disposición las técnicas de normativa relativas a la extensión conveniente y razonable del articulado, fueron respetadas con carácter general. No obstante, es cierto que se puede cuestionar en ciertos artículos como ocurre, por ejemplo, con el 11 dividido en seis números o el siete que se encuentra dividido en siete. También resultan excesivamente largos otros artículos como es el caso del 54 o del 58. Ahora bien, como regla general la extensión de los artículos resulta razonable en relación con la materia que se regula en los mismos por lo que su comprensión no resulta excesivamente compleja. Siguiendo con el análisis de la parte final, la misma se divide en diecisiete disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias y tres disposiciones finales. Las disposiciones adicionales deben regular los regímenes jurídicos especiales que no puedan situarse en el articulado; las excepciones, dispensas y reservas a la aplicación de la norma; los mandatos y autorizaciones no dirigidos a la producción de normas jurídicas o preceptos residuales. En este caso nos encontramos con un total de diecisiete disposiciones adicionales en las que se regula la información al Parlamento, los porcentajes de gastos generales de estructura que se aplican a los contratos de obra, la adecuación de los estados financieros y gastos de personal. Las disposiciones transitorias tienen como finalidad facilitar el tránsito al régimen jurídico previsto por la nueva regulación, examinando los problemas de transitoriedad que la entrada en vigor de la norma pueda originar. En este caso nos encontramos con un total de dos disposiciones transitorias que regulan la adecuación de las entidades públicas instrumentales y la dotación gradual del fondo de contingencia de ejecución presupuestaria que ya se preveían en la Ley presupuestaria anterior. En último lugar están las disposiciones finales que, en este caso, son un total de tres. Estas disposiciones hacen referencia al desarrollo de la ley, así como a la vigencia y entrada en vigor de la misma. Como en este caso no se establece ninguna indicación, se entiende que la norma entra en vigor a los 20 días de su publicación, de acuerdo con lo dispuesto en el Código Civil y en el artículo 44 de la Ley 16/2010, de 17 de diciembre, de organización y funcionamiento de la Administración general y del sector público autonómico de Galicia. Finalmente nos encontramos con siete anexos. Según la técnica normativa, los anexos han de ir numerados en números romanos y titulados con la denominación que haga referencia a su contenido respectivo pero en la presente disposición no todos cumplen con este requisito y, además, la numeración no se efectúa a través de números romanos sino a través de números arábigos aunque considero que ello no influye en la compresión de la disposición. Los anexos han de contener conceptos, reglas, requisitos técnicos, gráficos, planos, tablas o series numéricas, así como otros elementos que no puedan expresarse mediante la escritura. En la disposición que estamos analizando, los anexos a tratar se componen de distintos gráficos y tablas, como por ejemplo, la tabla relativa a la distribución de tasas y precios (Anexo III). Como conclusión, la norma se encuentra redactada en un nivel de lenguaje culto pero accesible para el ciudadano medio. La redacción es clara y concreta por lo que no resulta compleja su comprensión. Además, se encuentra correctamente divida pues los capítulos versan sobre materias homogéneas guardando una coherencia terminológica. Asimismo y en base al Informe sobre el anteproyecto de ley de presupuestos generales de la comunidad autónoma de Galicia ara el año 2017, podemos considerar, desde el punto de vista jurídico, que este texto tanto en su estructura como en su contenido coincide sustancialmente con las previsiones de ley de presupuestos de otros ejercicios anteriores.